Un romance prohibido que superó muchas crisis: la historia de amor de Sabrina Rojas y Luciano Castro

Los actores se separaron después de nueve años de relación y dos de matrimonio.

“Cuando sonó el teléfono y me ofrecieron hacer Valientes, no lo dudé. Además, tuve la grata experiencia de trabajar en Pol-ka en Por Amor a Vos y fue una experiencia increíble. Me sentí muy halagada de que hayan pensado otra vez en mí”.

La ficción Valientes fue todo un éxito en 2009 en la pantalla de El Trece, a tal punto que la productora también la llevó al teatro y encaró una gira con el elenco por todo el país. Sabrina Rojas no había participado de la tira en televisión, pero le ofrecieron sumarse a la obra y ella, según sus palabras, nunca lo dudó. Si lo hubiese hecho, tal vez nunca se hubiese cruzado con el gran amor de su vida.

Luciano Castro se encontraba en la cima de su carrera y protagonizaba la ficción junto a Gonzalo Heredia y Mariano Martínez. Padre de un niño de ocho años por aquel entonces, Mateo, y definitivamente separado de Elizabeth Vernaci, estaba soltero. El flechazo fue inmediato.

Entre bambalinas muchos sabían que Castro y Rojas estaban saliendo, pero no lo hacían público. Ella aseguró durante muchos años que estaba soltera cuando se sumó al elenco de la obra, pero en 2017, durante una nota en Los Ángeles de la Mañana, contó la verdad: todavía estaba de novia con quien fuera su pareja durante cinco años, Juan Pablo Inigizian.

“El gordo, mi marido, fue mi amante porque yo estaba en pareja. Puede pasar que ahí estás prendido fuego y cuando blanqueás… Ya fue. ¡Besito a mi ex!”, dijo la actriz en aquella oportunidad. Hasta se borró el anillo que se había tatuado en el dedo anular, como símbolo de compromiso con él.

La relación entre los colegas quedó blanqueada a fines de marzo de 2010, cuando se dejaron ver a la salida de un hotel en Mendoza donde se alojaba el elenco. Previamente, en Mar del Plata, ya habían surgido los rumores cuando se los vio compartiendo varias tardes de playa en medio de la gira.

Como en toda relación, las crisis no le fueron ajenas a la pareja. Aunque con ellos se hicieron públicas con bastante regularidad. La primera llegó cuando cumplieron un año de noviazgo, mientras él protagonizaba Herederos de una venganza. Sin embargo, lograron superar las adversidades y, a principios de 2011, se mudaron juntos.

“Todo el mundo pasa por dificultades. No somos máquinas ni computadoras. Somos tipos de carne y hueso, con nuestras cosas a favor y con nuestras cosas en contra. Con blancos, negros y grises. No tenemos que tapar nada. Somos lo que somos, lo demás es fantasía que se genera para las lucecitas de colores. Hoy cumplo dos años de vínculo con Sabrina y estamos muy bien”, sentenció al año siguiente Castro a Crónica, ante nuevos rumores de ruptura.

El amor creció con el paso del tiempo, la relación marchaba de la mejor manera y en 2012 nació la primera hija de la pareja: Esperanza. Y entre éxitos televisivos como Sos mi hombre y Sres. Papis, llegó el niño: Fausto.

En 2016 Rojas se sumó al Bailando como participante y aumentó notablemente su exposición pública, al ritmo de las crisis de pareja y los rumores de ruptura. “Me equivoqué… Tiene que ver con la pareja, y no me interesa contárselo a ustedes ni a nadie. Antes no hubiera pedido ni disculpas, y nuestra pelea hubiera durado mucho más de lo que duró. Hoy no, hoy pido perdón”, dijo el actor en una oportunidad en Los Ángeles de la Mañana.

Sabrina es todo para mí. Tengo una gran admiración por ella: lo que hizo por mí, no lo hizo nadie. Dejó todo por mí. Y ella tenía una carrera ascendente. Podría haber seguido con lo suyo, y aceptó mi propuesta: fui claro de entrada y le dije que quería tener hijos y formar una familia. Estoy muy orgulloso: es una mujer con mayúsculas”, confesó, emocionado.

Poco después, Rojas sorprendió al revelar que practicaban el colecho con sus hijos y que ellos duermen en camas separadas: “No dormimos los cuatro en la misma cama. Ahora nos dividimos porque se estaba complicando. Yo duermo con Fausto y, en otro cuarto, Luciano con Esperanza. Ella viene a mi cama a la mañana y Lu se queda solo”.

“Tengo toda la vida para dormir con Luciano. Con mis hijos, ¿cuánto tiempo puedo dormir? ¿Cuatro años? ¡Eso en una vida no es nada! Además, en la rutina, cuando vas a dormir, dormís…”, dijo. En ese sentido, al ser consultada si por eso se “enfrió” la intimidad con su pareja, indicó: “Con el colecho ahora pasa al revés: cuando nos encontramos en alguna siesta, ¡es buenísimo!”.

El 2 de diciembre de ese año Castro y Rojas formalizaron su relación en el Registro Civil. Fue una ceremonia muy íntima, con sus hijos y los familiares más cercanos. “Casado con hijos. Feliz…”, escribió el actor en aquella oportunidad. “Me casé con el gran amor de mi vida… ¡Felicidad!”, destacó ella.

El matrimonio duró dos años. Los seguidores de Rojas en Instagram se vieron sorprendidos cuando apareció un misterioso mensaje en las Stories de su cuenta a fines del año pasado: “Por fin me voy a librar… Te voy a sacar la careta… Te respeté mucho tiempo… Lloré… Y callé… Lamento todo lo que va a suceder después…”.

Y siguió: “No por vos, por la gente que realmente te quiere y por todos los que creen que sos una gran persona… Sobre todo tres que te “admiran”. Pero al psicópata, violento, drogadicto, y puedo seguir… Alguien lo tiene que parar. Mirá cómo me pongo. Por suerte tengo testigos”.

Casi al mismo tiempo, en la red social de Castro apareció un chat suyo con una mujer. “Quiero que dejes de ser un fantasma y conocerte pero te repito, no sé quién escribe del otro lado y no voy a quedar como una goma total”, decía uno de los mensajes de esa persona.

Y un rato después la actriz desmintió haber sido ella quien publicó el mensaje en su cuenta y dijo que tanto ella como su pareja habían sido hackeados. “Me parece una estupidez y hasta injusto tener que invertir de nuestro tiempo en hablar de alguien que nos hackeó. Yo no denuncié a nadie. Por eso no hay nada que aclarar… ¡Besos!”, escribió, mientras negaba ruptura con Castro y se mostraba feliz en Mar del Plata, junto a él y sus hijos.

Los rumores de separación, a pesar de todo, cada día se hacían más fuertes. Este lunes, finalmente, se confirmó. “Estamos separados, por suerte. Cuando las cosas no van, lo más sano es separarse”, le dijo Rojas a Jorge Rial en Intrusos, y se supo que están juntos en la playa por sus hijos.

Un amor que nació prohibido, entre bambalinas, superó muchas crisis y trajo al mundo a dos niños. Pero un par de años después de pasar por el Registro Civil finalizó de manera abrupta y misteriosa.